Share it

martes, 6 de mayo de 2014

ENTENDIENDO EL CONCEPTO DE OBESIDAD

La obesidad se refiere, específicamente, al aumento de la proporción de grasa corporal con relación al resto de tejidos que componen el cuerpo. El aumento de grasa determina, por lo general, un aumento del peso corporal, y es por eso que, tanto en la práctica médica, como por el público en general, se relaciona obesidad con aumento de peso, aunque no siempre un aumento de peso se corresponde con un aumento del tejido graso, como por ejemplo, en individuos que realizan ejercicios físicos intensos, la mayoría de las veces con pesas consiguiendo la hipertrofia o crecimiento de la masa muscular, lo que se traduce en elevado peso corporal pero con niveles adecuados de tejido graso, por lo que no se les puede llamar obesos.
Elevado peso corporal por hipertrofia muscular vs obesidad
Y también se da el caso contrario, es decir, sujetos con peso corporal dentro de los límites esperados para su edad, sexo y talla pero con un porcentaje de grasa periférica y visceral por encima de los valores saludables. A estos sujetos también se les considera obesos y requieren asesoría nutricional y exámenes complementarios para determinar el estado metabólico. En estos casos, lo delicado es que el paciente no se considera obeso a sí mismo, no lo sabe y por ello no toma las medidas pertinentes para corregir dicha situación.

% de grasa corporal
American Council on Exercise Guidelines
             Porcentaje de Grasa Corporal

Tipo
Hombre
Mujer
Atletas
6 – 13 %
14 – 20 %
Fitness
14 – 17 %
21 – 24 %
Regulares
18 – 24 %
25 – 31 %
Obesos
25 % +
32 % +

Impedancia Bioeléctrica
En la obesidad, las técnicas para determinar la composición corporal son de gran utilidad, pues permiten afinar el diagnostico y seguir la evolución, en este caso, de la cantidad total o porcentual de grasa a lo largo del tratamiento. La determinación precisa del contenido graso es aun, muy difícil y muy costosa, por lo que en la práctica clínica recurrimos a métodos indirectos para su valoración. 
La obesidad es la enfermedad metabólica con mayor prevalencia en el mundo occidental. Es el trastorno más frecuente de las sociedades desarrolladas. Se asocia a menudo con patologías crónicas como hipertensión, diabetes, hiperlipidemia y enfermedad cardiovascular. Todo esto añade importancia al problema que supone la obesidad en nuestro medio, tanto desde el punto de vista clínico como económico.
La OBESIDAD afecta tu vida¡
Por ello es importante el diagnóstico oportuno y temprano de esta patología para iniciar cambios nutricionales  y en el estilo de vida que mejoren la calidad de vida del sujeto. La obesidad debe valorarse desde muchos puntos de vista y no solo como el resultado de una mayor ingesta alimentaria o una escasa fuerza de voluntad para adelgazar. 

jueves, 10 de abril de 2014

DISMORFOFOBIA.... SOY HORRIBLE??

   La dismorfofobia o Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) consiste en una preocupación importante y fuera de lo normal por algún defecto percibido en las características físicas, ya sea real o imaginado. La preocupación excesiva puede deberse a uno o más "defectos", a características vagas o incluso al aspecto general y esto puede causar un estado de ansiedad y malestar tan importante que afecta la calidad de vida. 

   Se estima que el 1-2% de la población mundial reúnen los criterios diagnósticos propios del TDC. El porcentaje es mucho más alto en síntomas leves de la enfermedad por lo que puede pasar desapercibido como problema psicológico por el propio paciente o por médicos no especializados en el tema.

   Este problema no es motivado por la vanidad, por el contrario, estos pacientes se sienten feos e incluso inferiores a los demás. Comúnmente se relaciona con desordenes alimenticios como anorexia, bulimia, obesidad. Se ha sugerido que la burla, crítica o humillación sobre la apariencia física podría desempeñar una función importante en el desarrollo del TDC. Aunque es poco probable que las burlas causen por sí mismas dismorfofobia, es innegable su influencia en personas susceptibles. 

   Del mismo modo que las burlas, el estilo de crianza puede contribuir a la aparición de TDC. Padres que ponen excesivo énfasis en la estética y la apariencia o su despreocupación total por el mismo tema. También, experiencias traumáticas como el abandono físico, emocional o sentimental; fracaso en relaciones, resultados académicos o laborales pueden desencadenar la dismorfofobia.

   No hay una personalidad definida para estos pacientes pero es común conseguir inseguridad emocional, timidez, necesidad de aprobación de los demás, vulnerabilidad, ansiedad, comportamientos obsesivos, narcisismo, perfeccionismo, baja autoestima, dificultad para las relaciones interpersonales, fobia social y otros. 

Burlas¡
   El inicio de los síntomas generalmente ocurre en la adolescencia o en adultos jóvenes donde comienzan la mayoría de críticas personales relacionadas con la imagen corporal. Es importante tener en cuenta estas edades susceptibles y procurar que el ambiente donde se desenvuelven los niños y adolescentes sea un espacio libre de críticas duras y destructivas. Empezando por el hogar y transmitirlo a otros espacios sociales como los colegios.  

   El TDC afecta a hombres y mujeres por igual. Influenciados por los medios de comunicación y los altos estándares de belleza actual, empiezan a tener una percepción errónea o exagerada de defectos físicos imperceptibles o imaginarios. 

Estándares de belleza irreales¡
   El trastorno generalmente se diagnostica a aquellas personas que son extremadamente críticas de su físico, apariencia o imagen corporal a pesar del hecho de no tener un defecto o deformación objetiva que lo justifique. Sin embargo, el TDC puede implicar un defecto real que en la mayoría de los casos es leve, pero el afectado sufre constantemente obsesionado con él. Estas personas desean cambiar su apariencia física aunque en general tienen una apariencia normal e incluso muchas veces son muy atractivos. pero se creen tan feos que les cuesta interactuar con su entorno por miedo al ridículo, a que los humillen.  

   Hay muchos síntomas y comportamientos comunes asociados con la dismorfofobia. Con frecuencia, estos síntomas y comportamientos son determinados por la naturaleza del defecto que se percibe por parte del afectado; por ejemplo, el uso de cosméticos es más común en aquellos que perciben defectos en la piel. Los síntomas más comunes son pensamientos obsesivos acerca de los defectos percibidos, comportamientos obsesivos compulsivos, ideas delirantes relacionadas con el defecto percibido, aislamiento social, ansiedad, ataques de pánico, baja autoestima, comparaciones obsesivas con los demás, aversión a ambientes sociales imaginando que otros se burlan de sus defectos, vergüenza, sentimiento de inferioridad, disminución del rendimiento académico, abuso de alcohol o drogas, comportamientos repetitivos como aplicación constante de maquillaje, verificar la apariencia en espejos o superficies reflectantes, etc.
Comportamientos repetitivos¡

 Las principales obsesiones son, en orden de frecuencia, la piel, cabello, peso, cara, genitales, etc. Personas allegadas al afectado no estarán de acuerdo con el defecto percibido y será motivo de discusión constante. El defecto sin embargo existe en los ojos del que sufre de TDC y no entiende que los demás no puedan ver el defecto que percibe.

    En la mayoría de los casos el TDC está subdiagnosticado, esto se debe principalmente a que el paciente se avergüenza de sus defectos y por ello no los consulta. Por otro lado, los pacientes creen que es un problema estético y no psicológico por lo que acuden principalmente a médicos cirujanos. Y, siendo el peso el segundo motivo de obsesión, es común observar indicios de esta patología en la consulta nutricional, sin negar que necesitan orientación en sus hábitos alimentarios o incluso bajar de peso. 
   El Trastorno Dismórfico Corporal suele ser de curso crónico, y los síntomas tienden a persistir o empeorar con el tiempo si no se tratan. Los afectados por TDC padecen durante muchos años antes de decidirse a buscar ayuda psicológica o psiquiátrica. Una persona con este trastorno se puede tratar con psicoterapia, medicamentos o ambas modalidades con buenos resultados.

   Es importante no subestimar el problema y recordar que, en la gran mayoría de los casos, los síntomas son leves. El mejor tratamiento es la prevención, evitando situaciones de trauma emocional relacionado sobre todo con la imagen. Fomentar la confianza y seguridad en sí mismo e ir forjando una autoestima sólida. Darle importancia a otros valores del ser humano. Sin embargo, si hay sospecha de TDC, que sea un especialista psicólogo o psiquiatra, conocedor de esta enfermedad, quien la diagnostique y asesore sobre el mejor tratamiento para cada caso en particular.

viernes, 19 de julio de 2013

GLUTAMINA... UN AMINOACIDO OCASIONALMENTE ESENCIAL

La glutamina es un aminoácido que ha recibido considerable atención durante los últimos años. No es considerado un aminoácido esencial, ya que puede ser sintetizado por el organismo a partir del glutamato por la acción de la glutamato sintetasa.


Diversos estudios han demostrado que entre las principales funciones fisiológicas de la glutamina destacan:
  • Componente  y precursor para la síntesis de proteínas corporales.
  • Sustrato  para la formación de Amoniaco a nivel de los Riñones. 
  • Sustrato  para la ureagénesis y la gluconeogénesis hepática
  • Inhibidor  de la degradación protéica.
  • Estimulador de la síntesis de glucógeno.
  • Precursor  de neurotransmisores a nivel del Sistema Nervioso Central


Se ha demostrado su beneficio metabólico ya que posee dos átomos de nitrógeno (normalmente solo poseen uno solo). Esta característica lo convierte en una molécula ideal para proporcionar nitrógeno a las actividades metabólicas del cuerpo.

La glutamina se encuentra en grandes cantidades en los músculos esqueléticos y sangre, representando casi el 60% total de aminoácidos. Su existencia se emplea en la síntesis de proteínas, lo que le convierte en un suplemento culturista debido a los efectos ergogénicos de reparación de las fibras musculares.


Adicionalmente, la glutamina posee un efecto tampón que neutraliza el exceso de ácido en los músculos (tal y como es el ácido láctico) generado especialmente en la práctica del ejercicio anaeróbico intenso. Este tipo de ácido, acumulado en los músculos de los deportistas son una de las principales causas de fatiga. Algunas investigaciones han demostrado que la ingesta de suplementos de glutamina pueden proporcionar una capacidad adicional de tampón cuando el balance muscular ácido/alcalino en los músculos tiende a romperse para ser más ácido (permitiendo de esta forma que se puedan realizar ejercicios de Resistencia o pesas durante más tiempo y a una mayor intensidad).




Los efectos de la Glutamina en el tejido muscular en su papel como combustible y la producción de la masa muscular,  hace que la glutamina sea una buena opción para los físicoculturistas. También se utiliza en la prevención de la degeneración muscular que pueden acompañar el reposo prolongado en cama o ciertas enfermedades. La glutamina ayuda a mantener la masa muscular y prevenir mayores daños a los tejidos musculares y fibras.

Otros estudios científicos han comprobado que la glutamina también ayuda en el funcionamiento normal de los intestinos. Ha sido reconocida como el segundo combustible más importante para las células que recubren el intestino delgado como el colon y ayuda a limpiar los residuos a través del riñón y el hígado.



La glutamina alimenta a las células intestinales y ayuda a reparar el daño a las paredes intestinales debido a heridas o enfermedades, así mejorando la digestión, la absorción y el estado nutricional del paciente.

La mayorìa de los suplementos de Glutamina, son combinados con prebióticos como L. reuteri ya que potencia la restaurancion de la microflora intestinal e inhibe el crecimiento de patógenos que causan diarrea y otros problemas intestinales. Esta única y extraordinaria combinación protege la integridad del tracto gastrointestinal y ayuda a contrarrestar las causas de la malabsorción.



En resumen, entre otros efectos fisiológicos de la Glutamina se encuentran:

  • Aumenta el grado de síntesis proteica
  • Apoya la función inmune al incrementa la proliferación y funcionalidad de linfocitos y Macrófagos.
  • Mejora y disminuye la incidencia de mucositis post quimioterapia.
  • Preserva la función intestinal del tejido GALT.
  • Mantiene las características de permeabilidad Intestinales durante Nutrición Parenteral Total.
  • Aumento de la absorción de d-xilosa en enfermedades graves
  • Reducción de la colonización microbiana y de infecciones (recuperación de linfocitos), después del transplante de medula ósea.
  • Menor tasa de infecciones y estadía hospitalaria en pacientes transplantados de médula ósea recibiendo Nutrición Parenteral con glutamina.


       
@DraAnaAdames
@DraEstherArrue

miércoles, 12 de junio de 2013

DIETA PALEO #paleo #paleodieta


El comer estilo Paleo, la paleodieta o la dieta del paleolítico, propone un modo de alimentación que imita a nuestros antepasados, aquellos cazadores recolectores que no tenían sofisticadas técnicas de cocina sino alimentos en su estado más natural posible, sin procesamiento alguno.

Es un estilo de vida, donde el plan nutricional está basado en la antigua dieta de plantas silvestres y animales salvajes que fueron consumidos por los humanos del período Paleolítico (período que duró 2,5 millones de años y que terminó con el desarrollo de la agricultura hace unos 10.000 años). Se basa en la premisa de que los seres humanos actuales están adaptados genéticamente a la dieta de sus antepasados del paleolítico, por lo que la dieta está idealmente acoplada a nuestro genoma.

La dieta consiste en el consumo de alimentos disponibles en esa época y se compone principalmente de carne, pescado, frutas, verduras, frutos secos y raíces. Por lo tanto, éste nuevo hábito propone consumir alimentos sin procesamiento alguno, es decir, ningún congelado, enlatado ni alimento listo para consumir. Adicionalmente, no permite la ingesta de alimentos refinados, harinas y sus derivados, pastas ni arroz, azúcares  ni dulces, tampoco se incluye en esta dieta el consumo de lácteos, leche, yogurt o quesos.



La Dieta Paleo fue popularizada por el gastroenterólogo Walter L. Voegtlin en los años 70 y ha sido adaptada por numerosos autores e investigadores, poniendose en la actualidad de moda.

Los defensores de esta dieta sostienen que en la actualidad, las poblaciones que subsisten con dietas tradicionales tipo mediterránea, macrobióticas u orgánicas (que en gran medida se parecen a la paleolítica) están en su mayoría libres de muchas enfermedades crónicas no transmisibles en adultos, que son las actuales causas de muerte a nivel mundial: Diabete Mellitus, obesidad, cancer, Hipertensión arterial, etc.


Muchos individuos realizan este tipo de dieta con el fin de acercarse en lo posible al estado natural del ser humano; desean desintoxicarse evitando alimentos manufacturados llenos de conservantes o aditivos. Otros inician esta dieta con el fin de bajar de peso, ya que limita en cierto grado el consumo de carbohidratos simples.



Ahora bien, la aplicación del estilo de vida paleo es controversial para muchos medicos o nutricionistas. Sea cual sea la razón por la que se coma de esta manera, como profesional de salud debo confesar que no veo ningun contra a este tipo de dieta, siempre y cuando no se cumpla los ayunos prolongados que nuestros ancestros paleoliticos llevaban a cabo, ya que dichos ayunos sí han demostrado ser perjudiciales para el organismo.


Para la mayoría de la gente el hecho de que la dieta Paleolitica ofrece los mejores resultados en mantenimiento del peso ideal es suficiente, pero paralelamente ésta dieta mejora los niveles de lípidos sanguíneos, reduce el dolor en enfermedades autoinmunes, disminuye la Resistencia periférica a la insulina, mejora la eficiencia en el ejercicio y fortifica el sistema inmunológico , así como también el estado anímico del individuo.

Si se come en cantidades adecuadas, con la PaleoDieta no se deberían producir deficiencias nutricionales con respecto a vitaminas, minerales y antioxidantes; por el contrario, por ser la dieta tan rica en frutas y vegetales es perfecta para mantener dentro de límites normales nuestros valores sanguíneos. Adicionalmente al incluir alimentos como carnes rojas y pescados nos aseguramos del aporte de proteínas de alto valor biológico y sus aminoácidos esenciales, así como el aporte de ácidos grasos omega, tan relacionados en la actualidad con la prevención de enfermedades crónicas y degenerativas del adulto (hipertensión arterial, diabetes, cardiopatia isquémica, alzheimer, demencia senil, etc). 

ALIMENTOS QUE SE DEBEN INCLUIR
  1. Vegetales: Acelga, alfalfa, ajoporro, apio de España, alcachofas, auyama, berenjena, berro, brócoli, calabacín, champiñón, cebolla, cebollin, celery, chayota, coliflor, espinaca, espárragos, lechuga, nabo, rugula, pepino, perejil, pimentón, palmito, remolacha, repollo, rábano, tomate, semillas germinadas, vainitas y zanahoria.
  2. Frutas: Cambur, Ciruela de huesito, Ciruela Morada, Durazno, Fresas, Guayaba, Lechosa, Limón,  Mango, Mandarinas, Manzana Gala o tradicional, Mora, Melocotón, Melón, Naranja, Nispero, Parchita, Patilla, Piña, Kiwi, Toronja, Uvas.
  3. Almidones: Avena, Apio, Chía, Ñame, Ocumo, Quinoa, Papa, Plátano, Yuca.
  4. Carne, Pollo, Pescado, Cerdo y Mariscos.
  5. Huevo.
  6. Semillas o Frutos Secos: Almendras, Ajonjolí, Avellanas, Maní, Merey, Nueces, Pistacho, Semillas de Girasol, Semillas de Auyama.
  7. Aceites: Aceite de Coco.
  8. Te en infusiones o hiervas.




ALIMENTOS NO PERMITIDOS
  1. Leche y Yogurt.
  2. Jugos Pasteurizados.
  3. Panes, Galletas, Cereales procesados,  Harinas, Pastas, Barritas Integrales.
  4. Enlatados.
  5. Embutidos.
  6. Quesos y Salchichas.
  7. Aceites vegetales.
  8. Azúcares y Gaseosas.
  9. Alcohol.


Para finalizar debo confesar que soy amante a este estilo de vida, sin embargo, es necesario organización y disciplina. Una vez que omitas alimentos altamente procesados e inicies la PaleoDieta evidenciarás de inmediato como tu organism cambia, desde el punto de vista físico, metabólico y psicológico.

Para mayor información puedes visitor las siguientes paginas:

PAGINAS PALEO RECOMENDADAS
http://everydaypaleo.com/


RECETAS PALEO
INSTAGRAM :         @Sunessol
                                   @ChefVerde

                                   @VerdeyRebelde
                                   @DraAdames

viernes, 12 de abril de 2013

EFECTO YOYO... EFECTO REBOTE... OTRA VEZ SOY GORDIT@



El Efecto Rebote es recuperar el peso que, el paciente con sobrepeso u obesidad, ha perdido después de haber realizado una dieta. Incluso se han reportado ganancias de más del 20 % sobre el peso inicial. Este efecto puede presentarse desde una semana hasta 2 años luego de haber finalizado la dieta, y puede llegar a ser devastador emocionalmente ya que la persona no se da cuenta de lo que ocurre sino hasta que ha pasado ya un tiempo considerable.

Al Efecto Rebote también se le conoce como "Efecto Yoyo" debido a la forma como cambia el peso de la persona a lo largo del tiempo: primero baja cuando está realizando la dieta, luego sube cuando deja de hacerla, y baja nuevamente cuando la persona comienza a hacer dieta otra vez, sólo para continuar el ciclo.

Esta complicación viene dada generalmente por la realización de dietas estrictas, no supervisadas, las cuales no son inocuas, es decir, pueden ser peligrosas no solo desde el punto de vista metabólico sino también emocional del sujeto. Los malos resultados de estas dietas producen desazón y pérdida de la autoestima del paciente afecto de obesidad. 

Cuando se cumple una dieta desbalanceada y extremista (una dieta en la que se suprime completamente un nutriente, o se consume un número muy bajo de calorías), ocasiona que al cabo de, aproximadamente, una semana el cuerpo note de que no tiene los insumos necesarios para funcionar adecuadamente. Como resultado de ello, se activan señales de alarma que indican a todos los sistemas que deben funcionar al mínimo. Es a lo que se llama "modo de emergencia o de ahorro". El cuerpo se adapta a la cantidad de energía y nutrientes que se le está suministrando.

Para hacerlo, empieza en primer lugar a perder agua debido a que los nutrientes que ayudan a movilizar y almacenar el agua en el organismo están ausentes o hay muy pocos, y luego se pierde músculo, ya que este tipo de tejido tiene un alto consumo de energía y además, se pueden obtener algunos nutrientes de ese tejido "reciclado".

Tanto el agua como la masa muscular son densas, y cuando se pierden el individuo nota un descenso importante en su peso. Esta situación se prolonga por el tiempo que dura la dieta. Cuando se ha llegado al peso deseado o cuando simplemente ya no aguanta más seguir en dieta, comienza a comer todo aquello que dejó de comer antes. Dado que el cuerpo está ahora acostumbrado a una menor energía y tiene menos músculo, el exceso de alimentos no se usa sino que se almacena en forma de grasas. Esto ocurre por un buen tiempo, dado que el organismo, temeroso de que en cualquier momento el sujeto deje de comer otra vez, prefiere almacenar todo lo que se consume, previendo posibles emergencias futuras.

En ese tiempo, se recuperan los kilos que se han perdido. Pero ahora la situación peor, ya que lo perdido fue, principalmente, agua y músculo, y lo que se recuperó fue grasa. Terminando con varios kilos de más, un peor físico, un metabolismo deteriorado, y la autoestima aún más baja.

Muchos pacientes terminan sintiendo que hacer dietas es inútil, porque a la larga todos vuelven a ganar peso, para pasar a una nueva dieta, y en muchos casos volver a ganar más peso del que tenían al comienzo.


Lo importante no es llegar, sino mantenerse. Una persona que baja de peso debe de tomar acciones para enfrentar el siguiente paso: el mantenimiento del peso. Esto significa que cambiar de hábitos y adoptar una vida más saludable es un compromiso para toda la vida.
A menudo romper con el efecto yoyo o estabilizar el peso perdido es suficiente. A veces mantener el peso perdido es a menudo más difícil que perderlo. Mantener el peso corporal en torno a un valor en particular resulta un gran desafío para muchos y es aquí donde obtenemos una fiel prueba de nuestros hábitos alimentarios, ya que éstos, como la palabra lo dice, son constantes y regulares, por lo que, a pesar de que podemos variar entre 1 y 2 kilos, generalmente ayudan a tener un peso estable.

Es necesario enfocar la pérdida de peso no solo hacia la realización de una “dieta” sino al cambio de hábitos de vida que hagan dicha pérdida de peso lograda sostenible en el tiempo. El cambio del comportamiento requiere conocimiento, motivación y estrategias para su implantación y, sobre todo, para su mantenimiento. Los cambios en la alimentación y en el ejercicio son importantes, pero además necesitan apoyo y compromiso del paciente, de su entorno (familia y amigos) y de su médico. 

@DraEstherArrue
@DraAnaAdames